sábado, 19 de julio de 2008

El valor del tiempo

Imagínate que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta la suma de 86.400. No arrastra tu saldo día a día, cada noche borra cualquier cantidad de tus saldo que no usaste durante el día. ¿Qué harías? Retirar hasta el último centavo, por supuesto. Cada uno de nosotros tiene ese banco. Su nombre es tiempo. Cada noche, ese banco acredita 86.400. Cada noche, este banco borra y da por perdida cualquier cantidad que no hayas sabido invertir. Este banco no arrastras saldos, ni permite sobregiros. Cada día te abre una cuenta nueva. Cada día elimina los saldos del día. Si no usas tus depósitos del día, la pérdida es tuya, no se puede dar marcha atrás. Debes vivir en el presente con los depósitos de hoy. Invierte de tal manera de conseguir lo mejor en salud, felicidad y éxito. El reloj sigue su marcha, busca lo máximo del día.
Para entender el valor de un año, pregúntale a un estudiante que perdió el año de estudios por suspender el último examen. Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre prematura que alumbró a su bebé un mes antes y esperaba ansiosa poder estrecharlo entre sus brazos. Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de un semanario. Para entender el valor de un día, pregúntale a dos amantes que esperan a encontrarse. Para entender el valor de una hora, pregúntale a una persona claustrofóbica que se ha quedado encerrada en un ascensor. Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que por las justas evitó un accidente. Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale al atleta que acaba de ganar la medalla de plata en las olimpiadas, en vez de la medalla de oro para la que llevaba toda su vida entrenándose.
Atesora cada momento que vivas. Y atesóralo mas si lo compartes con alguien muy especial, con alguien con quien desees compartir tu tiempo, lo suficientemente importante como para regalarle cada segundo.
Y recuerda: el tiempo no espera a nadie.

Una vez, alguien me enviò esto por correo. Espero que os haga ver la importancia de realizar nuestros deseos, de lanzarnos a por lo que queremos conseguir...el tiempo vuela amigos, y no podemos hacer nada para volver atrás....Muxus

18 comentarios:

Estoicolgado dijo...

Podemos no olvidar, para vivir el pasado cada día. Pero eso no siempre es lo mejor.

Lo más bonito es regalar el tiempo.

Cada uno es atleta en mayor o en menor medida. La salida la dieron hace algún tiempo!

No volver atrás, pero sí quizá volver adelante.

El tiempo compartido y no perdido se multiplica.

muuuaks!

Lycans Laqueus dijo...

Que sorpresa, añadiré ese punto de vista del tiempo en mi memoria.
Para mi el tiempo es relativo, jajajaj de que me sonará a mi eso (Disculpe Mr Einstein)

A veces se nos escapa,
a veces lo disfrutamos,
a veces vuela,
a veces nos empuja hacia delante
y otras veces parece no pasar.
Pero nunca le damos el valor que se merece.

Me gusta este post si si si.

un lobo atemporal.

Luna llena dijo...

Bueno el tiempo nos hace un regalo, de nosotros depende darle uso...


Besitos Luna

Raul Masa dijo...

Vaya, ni el mísmisimo Petrarca.

Con el mayor de los respetos, creo que este texto solo lo pueden valorar los incautos y los vagos.

"Carpe diem"... díselo al obrero que tiene que trabajar 10 horas al día para poder dar de comer a sus hijos.
Díselo al minero que se juega la vida por un mísero salario.

Esto de vivir el momento lo inventaron los ricachones renecentistas que como no tenían nada que hacer, pero sí mucho dinero, pues decidieron vivir al momento.

Pero... hoy día... lo mejor es ser previsor, ahorrador y trabajar duro. Y si queda tiempo y dinero, claro que sí, estrjar la vida y vivirla al límite.

Saludines

Casandra dijo...

Es una reflexión muy interesante llena de ideas que son importantes para nosotros en cuanto que somos seres vivos y, por tanto, tenemos fecha de caducidad. ¡¡Un besazo, guapa!!

Utopía dijo...

Qué gran reflexión y qué razón tiene!^^
La verdad es que muchas veces desaprovechamos ese regalo que se nos concede cada día, el tiempo, y es toda una pena.
Ahora voy a tener estas palabras rondando en mi cabeza cuando desperdicie un minuto de mi tiempo, porque está claro que el tiempo es oro y no hay que dejarlo pasar.

Mil besos, guapa!^^

EGO dijo...

Seguimos desperdiciándolo bastante. Al menos soy algo más consciente cada día e intento aprovecharlo. Carpe Diem, amiguita! Cuidate!

Bea dijo...

Somos tan poco conscientes de tantas cosas. Una de las más importantes es quizás esa: el tiempo. Había leído esa historia hace tiempo, pero me alegra que me la hayas recordado con la nueva entrada.
A veces me falta valor para realizar esos deseos de los que hablas. Es el miedo, que rara vez descansa. Pero aprenderé a desecharlo cuando se torne necesario, y tú, aprenderás a no querer volver atrás por esto que te ocurre ahora; llegará el día que lo des todo por sólo mirar hacia delante por haber encontrado a quien te haga querer seguir.
Besos guapa y mucho ánimo!!!

El Mamarracho dijo...

Tiene razón ese escrito, tanto el tiempo como la muerte son dos presentes seguros tanto a lo largo de neustra vida como al final de la misma, de igual manera todo se da a su momento si nos apresuramos nos golpearemos muy duro y tampoco es la idea... si! hay que vivir pero saber cómo, con riesgos pero también con algunas seguridades!

Mil besos!

LUCERO dijo...

a mi yb me embiaron hace tiempo este meil, y me marchoen el momneto en el q estaba viviendo, hoy te doy las gracias q me has hecho recordarlo.
te linkeo en mi blog, espero no te moleste.
besos

Luchida dijo...

Bergson distinguía el concepto de tiempo del de duración. Decía que daba igual que fuera un minuto o una hora, que lo importaba era la intensidad con que se viviera ese momento, la relatividad que conllevara para quien lo disfrutara. La explicación está bastante simplificada pero creo que tiene bastante razón pues a veces preferimos menor rato de placer a mayor rato de aburrimiento por ejemplo.

Ya había leído este texto pero me ha encantado volver a leerlo.
Muaks!

Felito d`lira dijo...

muy buena comparativa,un banco y nuestra propia vida.

Haldar dijo...

El tiempo no se detiene, avanza como un tren a toda velocidad, en el cual vamos sentados en el vagon del presente. No podemos detenerlo, no podemos hacerlo regresar a las estaciones que ha dejado atras y no sabemos que estaciones viene adelante...

Besos

R E B E L D E dijo...

Luna llena, tienes un bonito e interesante blog y este último post hace reflexionar bastante.
Estoy de acuerdo en que nuestro "saldo de tiempo" hay que gastarlo en el dia lo mejor posible, pero tambien es cierto que tienes que saber colocarlo en un banco y una Cta. que te rinda el mejor "redito", a medio o largo plazo, posible y esa es la parte dificil de la vida.
Seguiré visitandote.
Besos Rebeldes desde el sur

La sonrisa de Hiperión dijo...

Aprovechar el tiempo es como comerse una tarrina de helado, te lo comes a cucharadas grande y te duelen los dientes... te da la sensación de que no los disfrutas, y aun así siempre te deja el regustillo en la boca.
Al final, cuando te lo has comido, acabas siempre diciendo: que rico aquel helado que me comí... ya se acabo.
No siempre aprovechar el tiempo tiene porque ser imprescindible, al igual que no cualquier tiempo pasado fue mejor que el presente.
Saludos y un beso guapa

AriaDna dijo...

Cada segundo es tan valioso como la vida misma, deberíamos saber gastar nuestro tiempo

besos

Juan Luis dijo...

¡ay, las horas! Todas hieren y la postrera mata.
Besos.

Tere dijo...

Esque tendemos la mayoria a no valorar el tiempo......pero cuando uno se pone a pensar.....perdemos demasiado tiempo a veces en cosas que no merecen la pena.
Y a veces dejamos pasar el tiempo sin mas.....esperamos que algo cambie pero no ocurre nada sino que sigue pasando el tiempo .....

Creo que hay que provechar mas los dias y las horas,los minutos......

Me ha gustado mucho este post,por que te hace pararte a pensar y reflexionar,que con el estres que se lleva hoy dia apenas pensamos en estas cosas.

Un beso!!